Desvíos

el

No sé cuándo comenzó a doler

Pero no se aguanta.

Es que quema demasiado.

Desgarra demasiado.

Rompe demasiado.

No sé cuándo comenzó a morir pero se marchita sin esperanza de salvarse.

Todo está infectado de una extraña enfermedad.

No sé cuándo las promesas se volvieron mentiras.

Y cuando las mentiras se convirtieron en verdades.

No sé cuándo…

Pero aquí estamos

Tomando caminos diferentes esperando no encontrarnos nunca más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s