Cuerpos

Eran aguas termales Un volcán a punto de estallar. Eran un incendio forestal Eran dos cuerpos uniéndose Y fundiéndose a 74 grados Celsius. Nadie los podía apagar.

Ni una mas

Eras como sal sobre la herida. Un carnaval en día de muerte. Eras intoxicación masiva. Una grieta crónica. Pero seguía ahí, envenenándome poco a poco y sin darme cuenta. Seguía respirando como si ese aire no fuera tóxico. Sentía que mis venas ardían. Que mi piel se rompía. Que mi alma desaparecía. Y aun así…