Pudo ser mejor

Siempre pudo ser mejor. En nuestra mente pudo ser mejor.  No nos atrevimos a escribir una historia. Nos quedamos en un papel casi en blanco, con un simple titulo y tres puntos suspensivos. Ay! los puntos suspensivos. Son como puñaladas… Dañan. Matan.