Y pensar…

Y pensar que hay algunos que se llaman “El sexo fuerte” “El fuerte” “El valiente” Y pensar que en cuerpo aguantan tanto, sufren tanto. Y pensar que… en realidad somos tan frágiles. Llega el arma que nos dispara un par de palabras y nos mata… Por dentro.