Reloj- Nicolás Guillen

Me gustan ciertas horas, como las 3 menos cuarto, porque el reloj parece que tiene esa actitud fraterna, acogedora,del que va a darnos un abrazo. Aunque también el tiempo, así, es un cristo en agonía que por la herida del costado va desangrándose sutilmente entre el futuro y el pasado.