Vístete de fortaleza

Y cuando me puse mi vestido de fortaleza, vi como cada una de mis debilidades retrocedían, me lo puse a juego con una armadura de gigante y fui pisando cada uno de mis complejos.
Y seguí adelante, con la frente en alto, viendo pasar mi pasado y dándole la mano al presente, una lágrima resbalaba por mi mejilla… era una despedida y la bienvenida de algo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s