El libro de los abrazos- Eduardo Galeano

Y es que a la final todos somos fuego, solo necesitamos
la chispa adecuada para
encendernos.

Anuncios