Disfraces

Se pintaba los labios de un carmín barato.
Que perfecta máscara veía en el espejo.
Se ponía rubor en sus pálidas mejillas para darle color a un rostro hermoso.
Que máscara más perfecta no se veía nada a través de ella.
Un delineado negro que realza sus ojos
Un poco de rimel en sus pestañas
Polvo en la cara, un vestido ceñido a su escultural cuerpo.
Tacones para la elegancia.
Tan perfecta resultaba, era lo que buscaba.
Una mirada más al reflejo en el espejo.
Hermoso disfraz de carne y hueso, hermoso por donde lo vieras,
Una sonrisa triste se asoma y adorna la espera.
Tocan la puerta…
Su corazón se acelera…
Hora de la labor.
Hora de comenzar la actuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s